Premio Innovagro 2017 | Antecedentes
16351
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16351,page-child,parent-pageid-16355,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Antecedentes

La iniciativa de creación del Premio INNOVAGRO responde a la necesidad de impulsar actividades innovadoras que atiendan necesidades de carácter global, regional y local.

El mundo está cambiando radicalmente, el crecimiento demográfico mundial ejerce una fuerte presión sobre la demanda de alimentos, a su vez, el cambio climático presiona al sector agroalimentario hacia una economía menos intensiva en emisiones de contaminantes, más eficiente en el uso de recursos naturales, y más resistente a los impactos del cambio climático, aprovechando las oportunidades que se presentan para un crecimiento económico más sólido. Todo ello plantea nuevas exigencias y desafíos a la ciencia, la tecnología y la innovación en el sector agroalimentario.

Algunos indicadores que reflejan estos grandes retos globales y dan sentido al propósito de INNOVAGRO son:

  • La tasa de crecimiento de la población mundial ha sido significativa, se espera que para las próximas décadas sea mayor en los países en desarrollo y en las áreas urbanas, presionando el aumento global de la demanda de alimento.
  • La frontera agrícola mundial y nacional es más limitada y la agricultura se desarrolla sobre suelos menos productivos.
  • Fuertes cambios en la demanda de alimentos orientada hacia alimentos nutricionales, saludables, limpios, verdes.
  • El hambre y la malnutrición persisten ante la falta de oportunidades para obtener ingresos por parte de la población pobre, la ausencia de medidas protectoras sociales eficaces y la ingesta inadecuada de proteínas y energía en la dieta.
  • Desperdicio de alimentos por pérdidas post cosecha e infraestructura inadecuada.
  • Preocupaciones ambientales por la agricultura intensiva y amenazas del cambio climático con el calentamiento global, los cambios en la precipitación pluvial, la falta de certidumbre sobre la magnitud y la ocurrencia de eventos adversos producen efectos negativos sobre el sector, reclaman estrategias de adaptación y de mitigación, políticas de sanidad e inocuidad alimentaria, instrumentos de política para lograr una mayor resiliencia en el sector agroalimentario.

Adicionalmente, se enfrentan retos y oportunidades en los sistemas de innovación en el sector agroalimentario:

  • La emergencia y consolidación de dichos sistemas a nivel local, nacional e internacional como contribuidores claves al proceso de generación, desarrollo, difusión y apropiación de innovaciones de diversas índoles.
  • La creciente participación del sector privado en la generación, difusión y aplicación del conocimiento.
  • El reforzamiento del trabajo colaborativo (en red o en otras formas de cooperación) entre actores claves (actores públicos y privados, tales como investigadores, productores, extensionistas, actores de la sociedad civil y del sector privado) a nivel local, nacional o internacional en el sector agroalimentario, permitiendo fomentar aprendizajes y sinergias.
  • El crecimiento heterogéneo de la productividad entre países, regiones y tipos de agricultores, relacionados con inversiones muy variables en investigación, desarrollo e innovación.
  • El crecimiento, el desarrollo, la disponibilidad y la difusión de tecnologías de información y de comunicación como Internet, uso de Big Data, GPS combinado con los sistemas de información geográfica, y plataformas digitales que permiten monitorear el desempeño de los equipos de medición, los foros generados por las redes sociales y las herramientas de desarrollo de capacidades y colaboración en línea.

Fomentar la innovación es una estrategia especialmente valiosa para contribuir a superar estos retos y desafíos o aprovechar estas oportunidades, generando nuevos conocimientos que se combinen con las capacidades y energías de todos los actores para lograr la producción y el procesamiento de alimentos suficientes, en cantidad y calidad, que no causen daños ambientales ni agoten los recursos naturales, y que, además, sean rentable para los diferentes actores de la cadena de valor agroalimentaria.

Crear el ambiente propicio para la innovación en el sector agroalimentario es una tarea de nivel local, nacional, regional y global, y para la Red INNOVAGRO es un reto impulsar procesos de innovación sistémica, particularmente orientados a los pequeños y medianos productores.

Para efectos del Premio INNOVAGRO se ha definido utilizar el concepto y enfoque de innovación, propuesto en el Manual de Oslo (OCDE, 2005):

“La introducción de un nuevo, o significativamente mejorado: producto (bien o servicio), proceso, nuevo método de comercialización o nuevo método organizativo, en las prácticas internas de una organización (desde las fincas de los agricultores hasta las empresas agroalimentarias), la organización del lugar de trabajo o las relaciones exteriores.”

Una innovación no necesariamente es algo nuevo para el mundo; también puede ser algo nuevo en un contexto determinado. El concepto incluye desde la introducción de productos y servicios nuevos, de mejoras en la calidad de productos y de servicios existentes y de nuevos procesos, hasta nuevos mecanismos de comercialización y prácticas o modelos organizativos o institucionales (tales como nuevas reglas o políticas) que resulten en aumentos significativos de la productividad, competitividad, sustentabilidad y equidad.

En un sentido amplio, comprende la producción y el uso por la sociedad de las innovaciones tecnológicas, organizacionales e institucionales y sociales, porque no basta tener un nuevo producto, una nueva tecnología o un nuevo conocimiento, es necesario que alguien lo utilice (productores, consumidores, industriales, entre otros).

El enfoque de la Red INNOVAGRO es de sistema de innovación agroalimentaria en las redes de valor. Supone la interacción de agentes heterogéneos, y se caracteriza por la colaboración activa entre quienes tienen o expresan necesidades sociales y los diversos agentes con motivación, capacidades científico-tecnológicas y productivas para desarrollar soluciones benéficas (en términos de bienestar e ingresos, condiciones de vida, conservación de los recursos naturales, etc.) para responder a estas necesidades.