Premio Innovagro 2017 | CRILU: Consorcio Regional de Innovación de Lanas Ultrafinas del Uruguay
16629
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-16629,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

CRILU: Consorcio Regional de Innovación de Lanas Ultrafinas del Uruguay

Durante las últimas décadas, para satisfacer los requerimientos de los consumidores, se han presentado importantes cambios en el uso de las fibras textiles. Las características de las prendas generadas con lanas de 19 micras o menores, permiten adecuarse a los requerimientos modernos de los mercados más exigentes en cuanto a liviandad y aislamiento térmico, uso a lo largo de todo el año, facilidad de lavado en máquinas automáticas, mantenimiento de su forma y elasticidad posteriormente al lavado, suavidad al toque, facilidad de secado y planchado y baja irritabilidad de la piel, así como una mayor capacidad para combinarse con otras fibras sintéticas o naturales. A nivel industrial, las lanas finas permiten aumentar la eficiencia, flexibilidad y rentabilidad del proceso textil y ampliar el espectro de mercados consumidores, ya sea para la fabricación de productos textiles de lana pura o en mezcla con otras fibras.

Estas tendencias mundiales en el consumo de fibras textiles fueron interpretadas por las industrias laneras de Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica como una necesidad de incrementar la producción mundial de lanas finas y superfinas. En todos estos países, los cambios en los volúmenes de producción y los precios de acuerdo al diámetro de la fibra, son fiel reflejo de ello. Por ejemplo, en Australia, durante el período 1991 – 2011, en un contexto general de reducción de la producción de lanas; las lanas ultrafinas (4800%) y superfinas (233%) crecieron en gran magnitud, mientras que las finas prácticamente se mantuvieron y las otras (>19 micras) se redujeron en forma abrupta (69%).

En la última década, en Uruguay, la producción de lanas menores a 19 micras, pasó de una producción inferior a 50.000 kg a más de 1:500 kg. En este proceso ocurrieron cambios estratégicos y estructurales en la industria textil nacional, donde existió un cambio sustancial en el proceso de comercialización de la lana, ahora esta se paga de acuerdo a su diámetro y no por la raza que la produce. Entre otros, se destacan los roles protagónicos que han cumplido las alianzas entre productores e industria, como son el caso del Club de Merino Fino (CLU) y el Proyecto Merino Fino del Uruguay (Sociedad de Criadores de Merino Australiano, SUL, INIA y Lanas Trinidad S.A.). Esta última alianza, fue la base fundamental para el desarrollo de la propuesta que se presenta en este premio INNOVAGRO 2015; el CRILU (Consorcio Regional de Innovación de Lanas Ultrafinas del Uruguay).

En el contexto mencionado de afinamiento generalizado de las lanas del mundo, se identifica como nicho de mercado especializado a las lanas ultrafinas (menor a 15.6 micras), las cuales se caracterizan a nivel internacional por ser una fibra como mucho prestigio, exclusiva, de lujo, y de altísimo valor, la cual es la materia prima que se utiliza para confeccionar los tejidos de gran valor a nivel internacional. Sin embargo, a pesar del potencial económico demostrado para las lanas ultrafinas en mercados de alto valor, en Uruguay y en la región, la experiencia de producir, industrializar y comercializar este tipo de lanas es muy escasa.

Desde el año 2010, la Asociación Rural del Uruguay (ARU), la Sociedad de Criadores de Merino Australiano del Uruguay (SCMAU), 42 Productores Consorciados, las 5 mayores empresas peinadoras de lana del Uruguay, y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria conformaron una alianza denominada CRILU.

Los 42 consorciados, son un grupo heterogéneo de productores (de muy pequeños a grandes), ubicados en 9 departamentos del Uruguay, principalmente concentrados en la zona norte, zona donde se desarrolla fundamentalmente la ganadería extensiva y se concentra la producción de lanas finas. Este grupo objetivo conforma un núcleo importante de productores (más de 3000), que están ubicados en las zonas de menor desarrollo socioeconómico relativo de País. La SCMAU está integrada por más de 60 socios distribuidos en todo el País, pero con mayor peso relativo en el norte del Uruguay. Las empresas textiles que conforman este Consorcio generan más del 90% de los tops que Uruguay exportan al mundo. Ellas son Lanas Trinidad S.A., Engraw S.A., Lanas Sur S.A., Top Fray Marcos S.A., y Central Lanera Uruguaya (CLU). Es este último caso esta cooperativa nuclea a más de 2000 productores laneros. La producción, industrialización y comercialización de los productos ovinos genera en el Uruguay más de 50.000 empleos directos, y se ubica históricamente entre los 10 principales rubros de exportación del País.

El CRILU tiene como meta contribuir al desarrollo de una alternativa productiva que permita mayores oportunidades de desarrollo social y económico equitativo a cientos de productores laneros, así como a sus familias y colaboradores por medio de la visión compartida de una alianza público-privada sin fines de lucro.

El Consorcio coordina y complementa capacidades entre productores, industria textil lanera y organizaciones relacionados al conocimiento científico/tecnológico del Uruguay para promover el desarrollo sustentable de la producción, industrialización y comercialización de lanas ultrafinas. Esta alianza permite una mejor articulación y estructura entre actores públicos y privados, con alta flexibilidad organizacional, autonomía de gestión y ejecutividad de las decisiones. Así, se mejora la contribución de la investigación científica/tecnológica, la transferencia de tecnología y la innovación, para el desarrollo sustentable del agronegocio de lanas ultrafinas, tomando en consideración aspectos económicos, ambientales y sociales del país. Esta alianza además contempla aspectos de innovación, competitividad, desarrollo de capital humano, integración y cooperación entre los actores del agronegocio, demanda de los mercados consumidores bajo un enfoque de desarrollo regional, el cuidado de los recursos naturales y la promoción de mecanismos de inclusión social.

Existen una serie de elementos que permiten hacer del CRILU una experiencia inédita de innovación institucional en nivel del sector agropecuario y pecuario uruguayo, donde se destacan: a) favorecer sinergias hacia lo interno y externo del grupo, que permiten adaptarse rápidamente a nuevos entornos y preparar a los actores a re-pensar su posicionamiento así como la necesidad de capacitarse para cumplir con los objetivos comunes, b) considerar la regionalización, las diferentes capacidades institucionales de las partes, las necesidades del mercado, la orientación a la demanda, y las alianzas institucionales, c) permitir la creación de un nuevo producto (lanas ultrafinas) en un proceso que incluye la participación e involucramiento de todas las partes, d) la incorporación de elementos y conceptos fundamentales tales como: visión sociocultural y contextual a la institucionalidad, flexibilidad, visión holística que rompe con paradigmas clásicos de modelos I+D+i, diseño de reglas de juego con derechos y obligaciones de las partes para lograr el éxito en los cambios institucionales propuestos, concepto de territorialidad utilizada por actores públicos o privados para el desarrollo de políticas públicas locales y sostenibilidad, y e) establecer relaciones verticales y horizontales entre los agentes para favorecer el proceso de innovación institucional.

De los cinco años de vida de esta Innovación Institucional, debemos destacar:

  • La consolidación de la formación de un núcleo genético que genera, multiplica y distribuye (sorteos, licitaciones, sistemas de premios, entrega) genética ultrafina (carneros, hembras, semen, y embriones) a los miembros o no del CRILU.
  • El desarrollo de esquemas tecnológicos, logísticos y comerciales innovadores que facilitan el proceso de llegada de este material genético a sus destinatarios.
  • El disponer del esquema más avanzado de la región de tecnologías de mejora genética y disciplinas asociadas para la especie ovina aplicadas a escala comercial.
  • El evaluar a cielo abierto por primera vez en el Uruguay, la performance productiva y reproductiva de este biotipo de animal en las condiciones productivas del País.
  • El disponer por primera vez en el País de coeficientes técnicos sobre la performance a nivel textil de estas lanas ultrafinas.
  • El haber establecido un record (2011) en la comercialización de lanas, donde se generó un fardo ultrafino de 14.4 micras que fue el mejor pago (37.76 US$/kg base limpia) en la historia del Uruguay y del Continente.
  • La ejecución de intensas acciones de difusión de tecnología que involucraron directamente a más de 2000 productores, técnicos, estudiantes, industriales, gremialistas, la publicación de más 70 artículos, más de 20 seminarios y/o jornadas, 3 cursos, entre otros.
  • La utilización de diferentes esquemas interactivos para difundir el trabajo del CRILU; creación de una página web, publicación de hojas de divulgación, jornadas de campo establecidas de acuerdo a la demanda de los consorciados, participación activa en medios específicos y masivos de difusión de tecnología e información en general, grabación de videos institucionales y testimóniales, participación activa en la organización de jornadas asociadas a la producción ovina (Día del Merino).
  • La administración eficiente y responsable de los recursos del Consorcio que nos permite disponer de reservas crecientes que nos impulsan aún más en el cumplimiento de nuestros cometidos.
  • El apoyo y participación de campañas de promoción de la lana, como ser el Proyecto de “Viva La Lana” de Manos del Uruguay, que está generando una experiencia única de acercamiento del público general a la cadena textillanera del Uruguay, o la campaña de promoción de la lana liderada por IWTO, con la cual el CRILU ha colaborado en su financiación.
  • Como parte de la mejora continua y diseño de una visión estratégica, a través de talleres, se formularon planes estratégicos de corto, mediano, y largo plazo que ya se están implementando con la activa participación de los consorciados y su Comisión Directiva.
  • El haber establecido esquemas continuos de evaluación de nuestras actividades y decisiones tomadas, que nos permiten corregir y confirmar rumbos y acciones. Se destaca el importante grado de conformidad de los consorciados, donde más del 80% de los participantes califican las actividades de muy buenas a excelentes.
  • El ser una plataforma de aterrizaje de proyectos de investigación y desarrollo, dónde se destacan 3 nuevos proyectos compartidos con el Laboratorio Tecnológico del Uruguay, la Facultad de Agronomía y Central Lanera Uruguaya.

 

Del punto de vista estratégico nuestras acciones se orientan y focalizaran en: a) Investigación (reproducción, resistencia a la tracción, parámetros genéticos y parásitos gastrointestinales), b) desarrollo de nuevos productos y procesos, c) promoción y elaboración de marca, desarrollo de servicios internos y externos, e) uso y difusión del material genético, y f) formación y capacitación de RRHH.

La creación del CRILU, apostando a la producción, industrialización y comercialización de lanas ultrafinas, es un aporte más en esa dirección de agregar valor y mejora de calidad de vida de la familiar rural con un efecto de arrastre hacia toda la cadena textil. Este Consorcio se basa en modelo público-privado de innovación tecnológica moderno donde los actores contribuyen y complementan recursos y capacidades de forma planificada y organizada con objetivos y visiones comunes en la acción. Este no es un ejemplo común de ver en el Uruguay, y menos en el sector pecuario. En este sentido queremos destacar: a) la visión compartida orientada a la demanda y construida sobre la base de alianzas horizontales y verticales entre actores públicos y privados, b) nuestra capacidad de autofinanciamiento, b) el desarrollo de un esquema de gobernanza ágil, flexible, participativo y que se autoevalúa continuamente en busca de mejora continua, c) la capacidad incremental que estamos logrado de articular con otros actores fuera de la fronteras que inicialmente nos fijamos como Consorcio, d) el contemplar y priorizar la regionalización y descentralización pensando en los sectores más rezagados del punto de vista socioeconómico en el rubro ovino, e) la creación de un nuevo producto (lanas ultrafinas) en un proceso que incluye la participación e involucramiento de todas las partes, y f) la visión holística que rompe con paradigmas clásicos de modelos de I+D+i.

Los resultados están acompañando la iniciativa generada y el esfuerzo conjunto realizado. Tenemos una enorme responsabilidad y desafío por delante, pero es el cometido y la responsabilidad de todos los integrantes del CRILU, el enfrentar lo desconocido, tomar el riesgo por otros productores que se puedan beneficiar de esta nueva propuesta innovadora, donde debemos evaluar la factibilidad tecnológica, productiva y económica de la misma a escala comercial, y contribuir proactivamente al desarrollo sustentable de este agronegocio de lanas ultrafinas en el País.

País

Uruguay

Institución

Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA)

Category
Innovación institucional, Premio Innovagro 2015